mega888

¿Su nuevo vehículo es un limón?

Si ha tenido problemas recurrentes con su vehículo que comenzaron durante la garantía del fabricante original, su vehículo puede ser un limón.

En California, un vehículo se considera un limón si presenta defectos que perjudican sustancialmente su uso, valor o seguridad que el fabricante (o su concesionario autorizado) no pudo arreglar después de un número razonable de intentos.  Un vehículo también puede ser un limón si está fuera de servicio para reparaciones de garantía durante un período de tiempo excesivo.  Si bien no hay un número mágico en cuanto a cuántas visitas de reparación son suficientes para establecer un reclamo de la ley limón de California; dependiendo de la naturaleza del defecto, un vehículo puede ser un limón en tan solo dos visitas.

Hay muchos tipos diferentes de defectos que se pueden considerar sustanciales.  Cualquier defecto relacionado con la seguridad se considerará automáticamente sustancial.  Uno de los tipos más importantes de defectos es uno que hace que el vehículo se apague en la autopista.  Además, cualquier tipo de defecto que afecte a la manejabilidad del vehículo se considerará sustancial.  Por ejemplo, una vacilación al acelerar afecta la capacidad del conductor para controlar adecuadamente el vehículo y, por lo tanto, se consideraría sustancial.  Los defectos de manejabilidad suelen implicar los principales componentes del vehículo, como el motor, la transmisión y los sistemas relacionados.

Muchos otros defectos pueden ser considerados sustanciales también.  De hecho, una falla en casi cualquier componente o sistema en el vehículo puede elevarse al nivel de discapacidad sustancial.  Estos incluyen, pero no se limitan a, defectos en las ventanas, techos corredizos, puertas, tronco, aire acondicionado, navegación, radio y muchos más.  En pocas palabras, si un defecto es más que una molestia menor, podría ser sustancial para los propósitos de la ley limón de California.


mega888